PML, La inteligencia y el oportunismo.

Elios Edmundo Pérez Márquez

Dicen los que saben que, Porfirio Muñoz Ledo conjuga, en su persona, los dos atributos indispensables para ser un gran político, a pesar de que, por su carácter disparejo y su afición al trago, no haya podido alcanzar la Presidencia de la República, aunque eso sí, sabiendo brincar en el momento oportuno y cayendo de pie, como soldadito de plomo, ya que, como reza la máxima priísta: “vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”

Muchas cosas, a favor y/o en contra, se habrán de decir, debido a su larga trayectoria en el servicio público. Aquí, una anécdota, que contaba Adelita Salazar y que lo pinta de cuerpo completo:

En cierta ocasión, el licenciado Armando Castillejos, apoderado legal de varios sindicatos independientes, que se coordinaban en la INTERSINDICAL, logró obtener audiencias para sus representados, tanto con Porfirio Muñoz Ledo, Secretario del Trabajo y Previsión Social, como con el Presidente Luis Echeverría Álvarez.

En la reunión con Muñoz Ledo, previa a la que tendrían con el presidente, el licenciado Castillejos, explicó a Muñoz Ledo, lo que pedían los obreros agrupados en la INTERSINDICAL, a lo cual el Secretario del Trabajo, no puso objeción, ya que le parecieron peticiones aceptables aunque, ciertamente, quien resolvería, sería el Presidente.

Y, antes de salir rumbo a la residencia de Los Pinos, Castillejos tomó la palabra y dijo a Muñoz Ledo:

  • Señor Secretario, también me gustaría tratar con usted, el problema de los trabajadores eventuales, ya que, de acuerdo con el artículo 280 de la Ley Federal del Trabajo, los trabajadores eventuales, tienen éstos y estos derechos……

Impresionado por la sapiencia y excelente conocimiento de la Ley del abogado, Muñoz Ledo no se quiso quedar con la duda y llamó a uno de sus asesores, para preguntarle si era cierto lo que Castillejos decía. El asesor no lo sabía, pero pidió unos minutos y se ofreció consultar la Ley, para despejar cualquier duda.

Al cabo de unos instantes, el asesor regresó, llevando en sus manos un ejemplar de la Ley Federal del Trabajo, y se acercó al Secretario, para decirle que, en efecto, era cierto lo que el abogado Castillejos había dicho.

Ya no hubo tiempo para hacer comentarios sobre el asunto, pues se acercaba la hora de la audiencia; así que, tanto el Secretario y sus ayudantes, y el abogado y los obreros que lo acompañaban, abordaron los automóviles, que los llevarían al lugar donde, oh sorpresa, ya los estaba esperando el presidente Luis Echeverría.

Ni tardo, ni presuroso, ayudado por los líderes sindicales, que lo acompañaba, Castillejos expuso, al presidente Echevarría, su basto expediente, con la problemática laboral, que enfrentaban los obreros a los que representaba y que se coordinaban en la INTERSINDICAL.

En esos años, finales de los 70s, Porfirio Muñoz Ledo, con poco más de 40 años, destacaba de entre sus colegas del gabinete. El presidente Echeverría le tenía toda la confianza para haberlo designado como Secretario del Trabajo y Previsión Social; lo había calificado como un “intelectual”, por su vasta cultura y le había insinuado el camino hacia la candidatura y la sucesión presidencial.

Caballeroso, como era, Muñoz Ledo concedió el uso de la palabra al licenciado Castillejos, para que expusiera, al Presidente, todos y cada uno de los asuntos que traía, que no eran pocos y que requerían solución.

Sin embargo, como siempre, abogado laboral, verdadero defensor de los trabajadores, manuales e intelectuales, acérrimo enemigo de los líderes charros, impulsor del sindicalismo libre, el licenciado Armando Castillejos Ortiz, casado, padre de familia, expreso político, por su participación en el Movimiento Estudiantil de 1968, no pudo dejar la oportunidad y dijo:

  • Aunque, también, señor Presidente, antes de continuar, me gustaría plantearle el problema de los trabajadores eventuales…..

No pudo continuar. Fue abruptamente interrumpido por Porfirio Alejandro Muñoz Ledo y Lazo de la Vega, secretario del Trabajo, quien casi a gritos, espetó al Presidente:

  • Sí, señor Presidente, porque el artículo 280 de la Ley Federal del Trabajo, señala que, los trabajadores eventuales, tienen éstos y estos derechos…….

eliosedmundo@hotmail.com