Otra Cosa

Elios Edmundo Pérez Márquez

Por si las armas nacionales, una vez más, se cubren de gloria y, por fin, logramos que, a Ecatepec, llegue la 4T, siempre será muy conveniente saber con quién se puede contar, en las buenas, en las malas y en las peores.

Para ello, tenemos que entender que Nadie es Perfecto; que, todos, estamos llenos de errores y defectos y que, en la participación política, el peor error que se puede cometer es no tener en quién confiar, o sea, se hace más necesario a quien dar, y de quién recibir, confianza; más, en estos momentos de pandemia, en los que, con muy escasas y honrosas excepciones, por parte de funcionarios y representantes populares, aflora una completa ignorancia y una falta de empuje, para ganar la voluntad de los ciudadanos.

De ahí, la intención de dejar claro que, Faustino de la Cruz, es otra cosa, y no lo tenemos que meter en el mismo saco que a los demás integrantes de Morena, ni compararlo con tantas nulidades, que buscan una chamba que no encontrarían ni el Aviso Oportuno.

Claro. Faustino es Profesor. Originario del Estado de Hidalgo, estudió la licenciatura en educación secundaria, en la Escuela Normal Superior de México y, después de incorporarse a la actividad política, desde 1994, fue Regidor en la administración 1996-2000; síndico procurador, en el gobierno del PRD, 2006- 2009 y en la actualidad, es Diputado Local de Morena,, por el distrito 21 de nuestro municipio.

Pero, y es de lo que estamos hablando, es que, con cargo y sin cargo, Faustino es otra cosa, En 2018, cuando se daban las definiciones para los diferentes cargos, alguien me preguntó mi opinión sobre Faustino y la expresé sinceramente; ante lo cual, el interesado se asombró de que yo, también, no tuviera nada que decir en contra del profesor, es decir que, en un Partido y dentro de una tendencia ideológica, en la que, todos, hablan mal de todos, nadie nada qué decir contra Faustino.

Noble, generoso, batallador, chambeador, Faustino es todo un caso de caballerosidad y respeto a los demás; tal vez, por su formación académica y política o por su origen humilde, de allá de Huautla, Hidalgo, donde nació en 1967.

Ya habrá otros momentos y oportunidades para revisar sus hechos y hacer una crítica, acerca de su participación en la diputación local. Por ahora, baste decir que, antes que ser militantes, dirigentes, o representantes, somos personas y merecemos respeto y atención, por parte de los que llegan a un cargo. Es el caso de Faustino. Nadie puede decir que no lo atendió o lo vio por encima del hombro. Él no es así. Siempre te atiende y siempre sales, de su oficina, con un buen sabor de boca; no porque te haya resuelto; a la mejor, sino porque te ayudó a encontrar la respuesta: al fin profesor.

Destaco lo anterior porque, en los últimos tiempos, en nuestro pobre Ecatepec, entre los personajes que componen la clase política, está de moda presumir un título sin haber estudiado, sin haberle macheteado y sin haberse quemado las pestañas. Por eso, no tienen tacto, ni oficio político, aunque eso es parte de otra historia.

Para terminar, me gustaría decir que me precio de ser su amigo. Podemos discrepar, discutir, no estar de acuerdo, pertenecer a diferentes grupos, pero antes, está la amistad y, por otro lado, el esfuerzo, la intención, el empeño en apoyar a la gente a salir de su situación de miseria y opresión, para lo cual, no hacen falta cargos ni Partidos, pero sí algo más que la pura voluntad.

A diferencia de otros, que pasaron con más pena que gloria, Faustino destacó en el PRD y no se le vio ostentando una camioneta blindada, ni se ha cambiado de casa, para mudarse a un fraccionamiento de lujo. Vive aquí, en Ecatepec, con Celia, su esposa, compañera de toda su vida, y sus tres hijos, que se deben sentir orgullosos de este Profesor, que puede dejar de ser diputado, Síndico o Regidor, pero jamás dejará de ser PROFESOR. Eso, considerando o no que, mañana, 11 de noviembre, rendirá su segundo Informe de Actividades, como Legislador local o, por causas de la pandemia, se presente la posibilidad de que, una vez más, las armas nacionales se cubran de gloria.

eliosedmundo@hotmail.com

Otros Artículos de Elios Edmundo Pérez Márquez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *