No se Olvida (IV)

(TESTIMONIOS)

Contingente de la Facultad de Ciencias. Marcelino Perelló

Para esto se requería gente que escribiera declaraciones de lo que pasaba; que éstas se mecanografiaran en esténciles, que éstos se mimeografiaran para obtener cientos y miles de volantes, que se distribuyeran entre las brigadas que, finalmente, se repartirían en todas las zonas seleccionadas. Las brigadas requerían de una organización logística que las mantuviera en acción todo el tiempo, que supieran explicar lo que decían los volantes, que le dejaran claro a la gente de la calle por qué estaban los estudiantes en huelga, invitar a la participación directa, solicitar apoyo moral y económico. Surgió un proceso de aprendizaje sobre la marcha. Se aprendía de todos los compañeros. Se emulaba a otros comités de lucha.
Se experimentó con brigadas conjuntas entre dos o más facultades ¡En fin!, se aprendía de los errores y aciertos cometidos en las calles, en los camiones, en los parques. La fiesta se descubrió a sí misma en los mítines relámpago. Muy pocos habían participado en el movimiento médico. Sólo unos pocos más sabían que en el 58 los ferrocarrileros habían decidido detener las locomotoras, bloquear las vías, cerrar las casas redondas, para tomar las calles de ciudades y pueblos. En mi cabeza competían frases que pudiera expresar con claridad. Los esbozos de análisis eran útiles si la mayoría los comprendía y aceptaba. “Represión como la que sufrió el movimiento ferrocarrilero, compañeros, explica que en estos diez años los obreros no hayan tomado las calles, pero explica también que nazca un movimiento como el que estamos construyendo ahora. Recordemos que el gobierno reprime cuando puede, no cuando quiere. Siempre quiere”.

Santiago I. Flores.

Elios Edmundo Pérez Márquez (Recopilación)

eliosedmundo@hotmail.com

Otros Artículos de Elios Edmundo Pérez Márquez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *