“DEL TRIUNFO A LA DERROTA”

Cuando las marejadas de gente
se despejen
y se retiren los plantones instalados
en el Zócalo y Reforma.

Cuando todas esas personas,
lastimadas e inconformes,
acepten la derrota,
vuelvan a sus hogares
y recuperen la esperanza.

Cuando exijan ser escuchadas
y tomadas en cuenta,
cuando reclamen su inclusión,
opongan resistencia
y militen en la izquierda

Espero, compañera y amiga,
que estés aquí
-a mi lado o frente a mí-,
como mi ángel de la guarda,

y podamos beber el vino
de nuestra complicidad,
mientras te digo, una vez más,
que no hay nadie que signifique
tanto para mí
y que tu presencia es el viento
que mueve las velas de mi barco.

Elios Edmundo Pérez Márquez
(julio de 2006)- (julio de 2007)